Laura Walker, directora de ciencias de anticuerpos en Adimab en Lebanon NHCrédito Kelly Burgess para The New York Times