Leah Remini, que abandonó la Iglesia de la Cienciología en 2013 después de 30 años, asegura que se metió en problemas cuando preguntó por qué Tom Cruise tenía que ser la imagen pública de su religión