Lingotes de oro y monedas en la caja de seguridad de la empresa Pro Aurum, que realiza inversiones ligada al metal, en Munich, Alemania. (REUTERS/Michael Dalder/archivo)