Lionel Messi y Griezmann aún no lograron congeniar dentro del campo (Reuters)