López Obrador participó en marzo por primera vez en una reunión virtual del G20 para pedir que ningún país acaparara la vacuna y su canciller, Marcelo Ebrard, ha intensificado los contactos con las principales investigaciones internacionales.