Los casos más resonantes de posibles ataques con veneno, con un factor en común: la oposición al poder de Vladimir Putin