Los ciberataques de ransomware siguen aumentando y los equipos más vulnerables son los que usan versiones viejas de Windows