Los científicos han apurado y solapado algunas de las pruebas para tener la vacuna cuando antes y que la vida pueda recuperar cierta normalidad