Los duques de Sussex junto a un grupo de niños de un colegio de Los Ángeles (Reuters)