Los especialistas buscan determinar si los animales murieron por algún patógeno o veneno