Los investigadores buscan evitar que las células cancerosas puedan reparar su ADN, lo cual podría detener la propagación de la enfermedad (Shutterstock)