Los investigadores frente a la casa de dos personas envenenadas con el agente neurotóxico Novichok, en Amesbury, Reino Unido. REUTERS/Henry (Nicholls/archivo)