Los militantes del PT y simpatizantes del ex presidente Lula da Silva clamaron desde un comienzo que la investigación era una persecución contra su gobierno.