Lugareños observan un edificio dañado después de que un fuerte terremoto golpeó el mar Egeo el viernes y se sintió tanto en Grecia como en Turquía, donde algunos edificios colapsaron en la provincia costera de Izmir, Turquía