Madeleine McCann estaba a punto de cumplir cuatro años cuando fue secuestrada de un hotel en Praia da Luz, Portugal, en mayo de 2007. Christian Brueckner, un alemán de 43 años con denuncias previas de abuso infantil, se convirtió en el principal sospechoso