Maldición a la mexicana: Cristian Castro y Carol Victoria Urbán