Manifestantes con uniformes de policía llevan armas durante una protesta organizada por el grupo Fantom 509 (REUTERS/Andrés Martínez Casares)