Más de 300 buques chinos se asentaron desde junio en el límite de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Galápagos, una de las más ricas y diversas del planeta