Más de 350 elefantes fueron hallados muertos en el delta de Okavango y otras zonas de Botswana