Mauricio Claver-Carone, durante una entrevista en el Césped Norte de la Casa Blanca, en Washington (EFE)