Messi celebra junto a Martin Braithwaite un gol del Barcelona frente al Eibar en febrero pasado (REUTERS/Albert Gea)