Messi tuvo que afrontar un debate familiar por su frustrada salida del Barcelona