Messi y Bartomeu, en mejores tiempos