Microsoft está haciendo que Windows 10 se parezca cada vez más a Linux