Mientras más avanza Chrome OS, más pierde su identidad