Mientras más se acerca macOS a iOS, menos ganas me dan de seguir usando el sistema de escritorio de Apple