Mika Chiba y su bebé, al que le han colocado una máscara protectora en Tokio, Japón (Kyodo/via REUTERS)