Mike Pompeo, jefe de la diplomacia estadounidense (REUTERS/Hannah McKay/Archivo)