Mike Pompeo y el presidente esloveno, Borut Pahor (Reuters)