Miles de personas quedaron sepultadas entre el lodo que arrasó con el pueblo de Armero.