Muchos, con sus rostros tapados, llevaron piedras (REUTERS/Thaier Al-Sudani)