Nadie hacía caso a los códigos QR hasta que llegó COVID-19: atentos a su "modo Foursquare" como aliado del rastreo de contactos