Ni Ethan Hunt, ni Jack Reacher: el héroe de acción definitivo se llama Tom Cruise