Ni los únicos ni los primeros: las funciones de privacidad de las que presume Apple en Safari ya las tienen otros navegadores