Nicolás Maduro, en el Palacio de Miraflores