Nicolás Maduro junto a trabajadores de PDVSA (Archivo)