"Ningún pardre está obligado a enviar a sus hijos al establecimiento educacional que les corresponde. Por el contario, esta es una decisión voluntaria", dijo el ministro de educación, Jaime Figueroa