"No exagero al decir que mi propia muerte se sentía preferible al hecho de que alguien descubriera que era gay”, señaló Palmer