“No hay excusas: estas prácticas tan hipócritas tienen que terminar", reclaman desde Greenpeace