Ocurrió lo inevitable: el uso de Linux ha superado al de Windows en Azure, la nube de Microsoft