Panorama casi vacío en Manhattan, durante el confinamiento (Reuters)