Para el siglo XIX, los seguidores lograron separar sus ideologías y hubo algunos que decidieron seguir preparándose para el “bien morir” y continuaron adorando la imagen de la muerte. (FOTO: CRISANTA ESPINOSA AGUILAR /CUARTOSCURO)