Para zafar de la bancarrota: saludos por la red social Cameo