Partidarios de Evo Morales llevan el ataúd de personas asesinadas por fuerzas de seguridad en Senkata, días después de la salida del poder del ex presidente. Noviembre de 2019. (REUTERS/Marco Bello)