Pasajeros a lo largo de un corredor del aeropuerto, después de que Italia hiciera que las pruebas para detectar coronavirus fueran obligatorias para los viajeros de partes de Francia que tienen un gran número de casos, en el aeropuerto de Fiumicino en Roma (Reuters)