Pasajeros arriban al aeropuerto internacional de Hong Kong (Reuters)