Pasajeros en el subte de Londres. REUTERS/Henry Nicholls