Patricia Bullrich aseguró que un país con “elecciones amañadas”, sin libertad de expresión y con presos políticos, no es democrático, sino una dictadura