Patrulla de policía en Frankfurt, Alemania (Reuters)