Personal médico realiza controles a pacientes con COVID-19 en una unidad de terapia intensiva en un hospital de la provincia de Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo